Usamos cookies para personalizar publicidad, analizar tráfico y ofrecer servicios relacionados con redes sociales. Al utilizar nuestra Web, aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
+5493414228989Lunes a viernes de 9 a 18 hs.

#Mercado

Dólares por inmuebles: ¿por qué este es un buen momento para apostar al ladrillo?

Filtrar
Compartir

Aquellas personas que tienen la posibilidad y hábito de ahorro utilizan al dólar como un mecanismo de atesoramiento en moneda extranjera a los efectos de no perder poder adquisitivo. En un mercado con mucha confusión, la apuesta al “ladrillo” vuelve a ser una opción ante precios que tocaron un piso. Esta es la situación actual desde que los valores tocaron su pico máximo en 2018 y tras distintas devaluaciones, los precios mantuvieron una clara tendencia hacia la baja. Esos efectos devaluatorios, no solo afectaron el mercado inmobiliario, también hicieron lo propio con los activos financieros. 

En la actualidad con una inflación internacional en moneda dura, la pérdida de poder adquisitivo de los dólares debajo del colchón ya se empieza a sentir. El aumento de precios medidos en dólares de los autos cero kilómetro es un claro ejemplo de ello, en la actualidad es posible comprar un inmueble por menos de lo que cuesta un auto de alta gama. La inflación mundial ya es algo que se empieza a sentir. 

Días pasado se llevó a cabo en el Hotel Hylton de Buenos Aires la edición número 12° de la Expo Real Estate, donde distintas personalidades y protagonistas del sector inmobiliario que dieron el presente tanto en el Congreso como en los Workshop que se dictaron en el salón.

Entre lo más destacado de esta edición fue el mensaje de Damián Tabakman, presidente de la Cámara de Desarrollistas Urbanos (CEDU), quien manifestó que “guardar dólares en este nuevo paradigma macroeconómico global, no es lo que se recomienda. Es claro: con estos niveles globales de inflación, se ha acelerado la pérdida de su poder adquisitivo.

Es evidente que es mucho mejor resguardar los ahorros en activos reales, y los inmuebles son lo primero que hay que mirar. Sin embargo en nuestro medio hay dificultades para hacerlo, entre otras cosas porque las rentas por alquileres ya tocaron su piso histórico y empezaron a levantar. También está en su piso histórico el costo de construcción y eso dispara una potencial oportunidad.”

Al momento de analizar los contextos internacionales y cómo estos pueden impactar en la economía global, el desarrollador inmobiliario aseguró; “ más allá de dónde y en qué tipo de propiedad invertir, lo concreto es que estamos entrando en una era en la cual los ladrillos están volviendo a brillar. La inflación en el mundo se ha vuelto un aliado inesperado para nuestro sector. Está demostrado que el timing es el componente principal que determina el resultado de una inversión inmobiliaria. Para aprovecharlo hay que saber leer los ciclos. Todos los que compraron bienes raíces poco después de la crisis del 2001 en Argentina, o poco después de la explosión de la burbuja de las hipotecas en EEUU del 2008, se capitalizaron mucho. ”

Para finalizar el referente de la CEDU, anticipó que “es necesario planificar la toma de decisiones ya que es imposible hacerlo de un día para otro. Toda inversión inmobiliaria requiere tiempo para su búsqueda y para su análisis, y un largo periodo para concretarla. Ni hablar del plazo de construcción, que por definición es largo. 

Cuanto antes se empiece, mejor. Es momento de ponerse en marcha y enfatizó en que Argentina es un país “barato” dentro de la región para invertir, independientemente de los países latinoamericanos como Paraguay, Bolivia y Uruguay son “mercados interesantes” y con sus particularidades. En los mercados inmobiliarios desarrollados ya se ve con claridad que el aumento de la inflación está trayendo como contrapartida la búsqueda de activos reales como modo de protección de los patrimonios. Las subas de las tasas de interés es un intento de evitar el efecto de licuación de pasivos que puede generarse. Y como esto último tiende a cambiar, hay incluso una aceleración de las decisiones de inversiones.”

El evento marcó un récord total de visitantes y recurrentes a la exposición, workshops y congreso: más 11 mil profesionales hicieron su presencia en los pasillos de la exposición, congreso y workshops de temáticas específicas. Las entradas al congreso estuvieron agotadas una semana antes del comienzo. 

En las charlas se profundizó sobre el presente y futuro de los parques logísticos, que cada vez gana mayor terreno en el país e internacionalmente.  “Reconvertirse o morir” fue un título del Congreso que refleja la realidad del mercado en un mundo cambiante y evolutivo. La llegada de las nuevas tecnologías no es ajena al real estate y conlleva un desafío para todos los agentes del sector. La tarea de encontrar soluciones creativas para viejos problemas comprende una búsqueda por reinventarse. 

Entre una economía cambiante y de incertidumbre, la digitalización del mundo y la competencia global, los speakers del Congreso han coincidido en la importancia de las “redes” entre colegas. Esto involucra a Corredores Inmobiliarios, desarrolladores, arquitectos, brokers, inversionistas y a todos los que trabajan dentro del sector.

En esta nueva edición de la Expo Real Estate parece primar un sentido colaborativo en el rubro. El desafío de reinventarse y ofrecer una experiencia distinta al usuario se puede alcanzar con muchas herramientas, pero en este encuentro se destacó la importancia de repensar el mercado de manera conjunta entre todos los Corredores Inmobiliarios que trabajan para ello.

Volver

Suscribite a nuestro Newsletter

Dejanos tu e-mail! Recibí ingresos de nuevos inmuebles, propiedades relacionadas con tus búsquedas y novedades del sector inmobiliario.